Remedios caseros para dedos en garra

por | diciembre 30, 2022

Fotos de dedos en garra

TratamientoSi su dedo sigue siendo flexible, su médico puede recomendarle que cambie a un calzado más espacioso y cómodo y que utilice plantillas (ortopédicas) o almohadillas. Las plantillas o almohadillas pueden reposicionar el dedo del pie y aliviar la presión y el dolor.

Si los tratamientos conservadores no ayudan, el médico puede recomendar una intervención quirúrgica para liberar el tendón que impide que el dedo quede plano. En algunos casos, el cirujano también puede extraer un trozo de hueso para enderezar el dedo.

Estilo de vida y remedios caserosEl uso de un calzado adecuado puede aliviar el dolor de pies. Los zapatos de tacón bajo con una puntera profunda y un material flexible que cubra los dedos pueden ayudar. Asegúrese de que haya un espacio de media pulgada (1,27 centímetros) entre el dedo más largo y la punta interior del zapato. Dejar un espacio adecuado para los dedos del pie ayudará a aliviar la presión y el dolor.

Evita los productos medicinales para eliminar los callos que se venden sin receta médica, muchos de los cuales contienen ácido que puede causar una grave irritación de la piel. También es arriesgado intentar afeitar o cortar un antiestético callo del dedo. Las heridas de los pies pueden infectarse fácilmente, y las infecciones de los pies suelen ser difíciles de tratar, sobre todo si tienes diabetes o mala circulación.

Cirugía del dedo en garra

Más de 30 años de investigación y experiencia práctica hacen de la terapia del dolor de Liebscher & Bracht lo que es hoy: un enfoque excepcional para tratar de forma natural las afecciones del dolor. Aprovechando la mecánica del cuerpo, ofrece a las personas la posibilidad de liberarse de sus molestias mediante técnicas únicas e increíblemente útiles. Todo ello sin tener que recurrir a medicamentos ni a operaciones.

  Porque se agarrotan los dedos de los pies

El dedo en martillo es una deformación del pie en la que uno -o en algunos casos más- de los dedos se dobla hacia abajo en la articulación media, dando la apariencia de una cabeza de martillo. Aunque el dedo en martillo puede desarrollarse en cualquiera de los dedos del pie, lo más frecuente es que se produzca en el segundo, tercer o cuarto dedo.

Los dedos del pie están formados por huesos, músculos, tendones, ligamentos y articulaciones. Estas estructuras trabajan juntas para que usted pueda doblar y enderezar los dedos. Cada dedo, excepto el dedo gordo, tiene tres articulaciones: la metatarsofalángica (en la base del dedo), la interfalángica proximal (en el centro del dedo) y la falángica distal (la más cercana a la uña del pie). Una de las causas más comunes de este desequilibrio es llevar un calzado demasiado apretado. Un calzado demasiado estrecho o con un tacón demasiado alto puede apretar los dedos del pie en una posición doblada. Si los dedos de los pies permanecen en esta formación durante un largo periodo de tiempo, los músculos circundantes se contraen. Al cabo de un tiempo, puede resultarle difícil (o incluso imposible) enderezar el dedo.

Cómo arreglar los dedos de los pies en garra sin cirugía

Los dedos en martillo, quizá mejor descritos como dedos “curvados” o “doblados”, son una causa generalizada de molestias en los pies y una fuente común de inseguridad sobre la apariencia de los mismos. Un dedo en martillo recibe su nombre por su aspecto lateral: con una curvatura fija en una o ambas articulaciones del dedo, crea una forma que parece la cabeza de un martillo. Afortunadamente, muchos casos de dedos en martillo pueden mejorarse, si no revertirse por completo, con medidas no quirúrgicas. A continuación se explica qué causa el dedo en martillo y cómo puede tratarse sin necesidad de cirugía.

  Porque se me engarrotan los dedos de los pies

El dedo en martillo suele afectar al segundo, tercer o cuarto dedo del pie y está causado por la constricción repetida, a menudo cuando se fuerzan los dedos en una posición doblada durante largos periodos de tiempo. Esta constricción provoca un desequilibrio muscular que hace que el dedo adopte una posición curvada o doblada. Aunque no te des cuenta, hay seis grupos de músculos que ayudan a estabilizar los huesos del segundo al quinto dedo del pie. Cada uno de estos músculos trabaja para mantener los dedos del pie planos en el suelo cuando caminas. Cuando se rompe el equilibrio muscular, puede producirse una flexión y contracción de la articulación del dedo.

Férula para dedos en garra

La gente suele culpar de la deformación común del pie en garra al uso de zapatos que aprietan los dedos, como los zapatos demasiado cortos o los tacones altos. Sin embargo, el dedo en garra también suele ser el resultado de daños nerviosos causados por enfermedades como la diabetes o el alcoholismo, que pueden debilitar los músculos del pie. Tener un dedo en garra significa que los dedos “arañan”, clavándose en las suelas de los zapatos y creando dolorosas callosidades. El dedo en garra empeora sin tratamiento y puede convertirse en una deformidad permanente con el tiempo.

  Como recuperar sensibilidad en los dedos

Si tiene síntomas de un dedo en garra, acuda a su médico para que lo evalúe. Es posible que necesite ciertas pruebas para descartar trastornos neurológicos que pueden debilitar los músculos del pie, creando desequilibrios que doblan los dedos. Los traumatismos y las inflamaciones también pueden provocar la deformación de los dedos en garra.

Las deformidades de los dedos en garra suelen ser flexibles al principio, pero se endurecen con el tiempo. Si tiene el dedo en garra en las primeras fases, su médico puede recomendarle una férula o cinta adhesiva para mantener los dedos en la posición correcta. Consejos adicionales: