Un bulto en la espalda junto a la columna

por | enero 1, 2023

Bulto en el centro de la espalda del lado derecho

Sentir un bulto en la columna vertebral o en otra parte del cuerpo puede ser francamente aterrador. La mayoría de los pacientes asumen inmediatamente lo peor y tratan de diagnosticar sus síntomas en Internet (lo que suele empeorar la situación). La verdad es que un bulto en la columna vertebral puede ser una serie de cosas, muchas de las cuales no ponen en peligro la vida. En este blog vamos a hablar de lo que puede ser un bulto en la columna vertebral y de cuándo hay que acudir al médico por un bulto en la columna.

Los bultos o protuberancias en la columna vertebral no siempre son motivo de preocupación. Mientras que usted debe tener nuevos bultos o protuberancias revisadas por su proveedor de atención primaria, no necesariamente tiene que correr a la sala de emergencias si usted encuentra uno en su cuerpo. Dicho esto, hay situaciones en las que los bultos pueden poner en peligro la vida. A continuación, le presentamos algunas señales de advertencia a las que debe prestar atención y que pueden ser motivo de preocupación:

¿Por qué tengo un bulto en la espalda cerca de la columna vertebral?

Diferentes afecciones de la piel pueden causar uno o varios bultos en la espalda. Las causas más comunes de un bulto en la espalda son los abscesos cutáneos, los quistes, las verrugas o un grano en la espalda. Otras causas de bultos en la espalda pueden surgir de un lipoma o de un crecimiento celular no canceroso.

¿Debo preocuparme por un bulto en la columna vertebral?

Si tiene antecedentes de cáncer y experimenta dolor o debilidad en la columna vertebral, o si es mayor, fuma o tiene antecedentes familiares de cáncer, debe acudir al médico para que compruebe si hay un tumor en la columna.

  Parásitos intestinales y dolor de espalda

¿Un bulto en la espalda puede ser cáncer?

Un bulto en la espalda suele ser el resultado del crecimiento de estructuras subyacentes en la espalda, que pueden ser benignas (no cancerosas) o malignas (cancerosas). Estos bultos no suelen ir asociados a dolor; sin embargo, éste puede ser un síntoma de presentación.

Bulto indoloro en la columna vertebral

Ya sea que busque una segunda opinión o una evaluación para el tratamiento de un tumor espinal, nuestro equipo de neurocirugía pediátrica se dedica a determinar la mejor vía de atención adaptada a las necesidades de su hijo.

Los tumores de la columna vertebral se desarrollan cuando las células sanas y normales dentro y alrededor de la columna vertebral comienzan a crecer y a funcionar de forma diferente. Estas células empiezan a formar crecimientos de tejido en los huesos de la columna (vértebras) o cerca de la médula espinal. Los tumores espinales pediátricos suelen aparecer en niños de entre 10 y 16 años y son menos frecuentes que los tumores cerebrales pediátricos.

Los tumores espinales pueden variar en grados de agresividad: de grado bajo (menos agresivos) o de grado alto (muy agresivos). Nuestro equipo especializado en neurocirugía pediátrica analizará el grado del tumor medular de su hijo para determinar su grado de progresión:

Algunos de estos síntomas pueden no indicar un tumor medular y pueden tener otras causas. Si su hijo experimenta alguno de estos síntomas, o si no han desaparecido o han empeorado con el tiempo, es el momento de hablar con su médico.

Bulto en la parte superior de la espalda cerca de la columna vertebral

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

  Siento que me tocan la espalda

Ratón de la espalda es un término coloquial que se utiliza para describir los bultos dolorosos en las caderas, el sacro y la parte baja de la espalda y sus alrededores. No es un término médico, sino uno que la gente aplica a muchas afecciones diferentes. Se trata de un bulto graso en la espalda y la columna vertebral o alrededor de ellas.

El término es más utilizado por los quiroprácticos que por otros profesionales sanitarios. Algunos argumentan que la falta de especificidad de la descripción puede llevar a diagnósticos erróneos y a un tratamiento incorrecto si no se investigan adecuadamente las causas subyacentes.

Además de ser antiestéticos, los ratones de la espalda suelen causar un dolor insoportable. Eso suele estar relacionado con la presión sobre los nervios o el daño a la fascia subyacente. (La fascia es un fino tejido conectivo que rodea la mayoría de los músculos y órganos).

Tumor de la columna vertebral

Un tumor medular es un crecimiento de células (o masa) en la médula espinal o a su alrededor. Los tumores en la columna vertebral pueden causar dolor de espalda por expansión del hueso o por debilitamiento del mismo, lo que a su vez puede dar lugar a fracturas vertebrales, compresión (pinzamiento) de los nervios o inestabilidad de la columna.

Los síntomas dependen de la localización, el tipo de tumor y el estado de salud general del paciente. Los tumores que se han extendido a la columna vertebral desde otro lugar suelen progresar rápidamente. Los tumores primarios suelen progresar lentamente durante semanas o años.

Los tumores metastásicos suelen producir un dolor que no mejora con el reposo, puede ser peor por la noche y suele ir acompañado de otros signos de enfermedad grave (como pérdida de peso, fiebre, escalofríos, temblores, náuseas o vómitos).

  Mi gato me da la espalda

Hay cuatro tipos comunes de tumores espinales que pueden causar dolor de espalda: tumores de la columna vertebral, tumores intradurales-extramedulares (en las membranas llamadas meninges que cubren la médula espinal), tumores intramedulares (dentro de la médula espinal) y tumores extradurales (entre las meninges y los huesos de la columna). También hay un pequeño número de tumores medulares que se producen en los nervios de la propia médula espinal, que suelen ser ependimomas y otros gliomas.